Destino de la semana

EL SALVADOR

 

Cuzcatlán es el nombre indígena de El Salvador, y el cual lo describe perfectamente ya que significa “el lugar de las cosas preciosas”.  Es un país muy pequeño, razón por la cual es conocido como el “pulgarcito de América”.  

 

Desconocido por el turismo tradicional, El Salvador es un destino ideal para el viajero que busca experiencias auténticas y enriquecedoras.  Con tan sólo 320 kilómetros de largo y 130 de ancho, se puede incorporar en un itinerario una gran variedad de experiencias y lugares interesantes.


El Salvador ofrece Sitios Mayas, incluyendo el único lugar en el Mundo Maya en donde se puede ser testigo de la vida cotidiana debido a una erupción que sepultó una aldea preservando sus casas y utensilios; pueblos coloniales y pintorescos junto con sus tradiciones y artesanías; cultura y tradición cafetera de un país que ofrece al mundo café de gran calidad; bosques nubosos y tropicales; experiencias de conservación alrededor de las tortugas marinas ya que cuatro de las siete especies anidad en las costas Salvadoreñas; magníficos volcanes que invitan a ser conquistados llegando a la orilla de sus cráteres, playas que aún mantienen las tradiciones pesqueras de varias generaciones; y lo que todo viajero recuerda luego de visitar este país, el calor y amabilidad de su gente.            

 

Riqueza natural y cultural

 
RUTA DE LAS FLORES

Unos grandes ojos de gato te estarán observando mientras caminas por las calles empedradas del pueblo de Ataco. En este pueblo, las paredes de las casas están pintadas con un estilo peculiar de arte, que usualmente incluye gatos.

 

También los postes eléctricos están decorados con el mismo estilo del pueblo. Ataco es uno de cuatro pueblos pintorescos de la Ruta de Las Flores: Nauhizalco, Juayúa, Apaneca y Ataco.

PARQUE NACIONAL DE LOS VOLCANES

En esta Reserva de la Biosfera por la UNESCO encontraremos tres increíbles volcanes junto al hermoso Lago de Coatepeque, el cual se encuentra dentro del cráter de otro volcán extinto.

 

Los tres volcanes son: Cerro Verde, Izalco y Santa Ana, siendo este último el de mayor altura en El Salvador alcanzando los 2,300 metros sobre el nivel del mar.